Instrumentos

INSTRUMENTOS DE EVALUACIÓN  En esta sección se describen los instrumentos de evaluación de niño/as, familias y establecimientos educativos desarrollados por CEDEP.  Algunos están disponibles para el uso público y otros han sido construidos en el marco de estudios de la institución.
El TADI es una escala de evaluación del desarrollo y aprendizaje para niños y niñas entre 3 meses y 6 años de edad.  Evalúa cuatro dimensiones centrales del desarrollo infantil: lenguaje, cognición, motricidad y desarrollo socioemocional.

El TADI está elaborado con estrictos criterios psicométricos aceptados internacionalmente.  En términos de confiabilidad, todas las dimensiones tienen adecuada consistencia interna (Alphas de Cronbach superiores a 0.90), también son consistentes a través del tiempo  (correlación test-retest > 0.96 en todos los ítems) e independiente de quién los aplique (correlación interjuez > 0.99 en todos los ítems). En términos de validez, el proceso riguroso de construcción en el que participaron innumerables expertos permite afirmar que el TADI mide desarrollo y aprendizaje infantil. A su vez, el análisis factorial confirma que los ítemes tienden a agruparse según las dimensiones teóricas de la prueba.

El TADI ha sido creado considerando el contexto cultural de nuestro país y tiene normas (puntajes estandarizados) basadas en la población chilena para cada rango de edad, las cuales se construyeron a partir de los resultados de la estandarización con una muestra representativa a nivel nacional de aproximadamente 3200 niños.

La construcción del TADI ha buscado evitar el sesgo cultural del contenido de los itemes, con el objetivo de que los niños y las niñas provenientes de los pueblos originarios de Chile –particularmente, de los pueblos mapuche, atacameño y aymara- puedan expresar sus habilidades en igualdad de condiciones que sus pares del resto de la población.  Se realizó un estudio en una muestra representativa de niños y niñas de estas etnias que demostró ausencia de sesgo cultural.

El TADI ha sido diseñado teniendo como propósito principal ser de utilidad en la evaluación del desarrollo infantil que se realiza en el sector público de educación y salud.

De este modo, se ha intencionado que el test sea de bajo costo, breve de aplicar (20-30 minutos), posible de ser administrado por diversos profesionales, y abarcativo de todo el rango de edad entre 0 y 6 años. Asimismo, se espera que el TADI pueda ser utilizado por profesionales que trabajan en distintos tipos de establecimientos educativos y de salud, así como en el ámbito académico.  También puede ser utilizado para evaluar casos individuales.

El proceso de  elaboración del test se ha basado en criterios científicos internacionalmente aceptados para la construcción de pruebas con en la asesoría de prestigiosos expertos en desarrollo infantil y evaluación.

El instrumento permite:

– monitorear el desarrollo y aprendizaje de cada niña o niño evaluado;

-evaluar el impacto de programas en el desarrollo y aprendizaje de los niños y niñas;

-informar las políticas públicas de primera infancia entregando datos sobre el estado del desarrollo y aprendizaje de determinados grupos (según su ubicación geográfica, nivel socioeconómico, etnia, etc.) de niños y niñas.

El TADI consta de un manual del evaluador y una batería con elementos necesarios para su administración, la cual incluye materiales, láminas con dibujos y un software para el procesamiento de sus resultados.

El TADI fue elaborado por investigadores del Centro de Investigación Avanzada en Educación de la Universidad de Chile (CIAE) y del Centro de Estudios de Desarrollo y Estimulación Psicosocial (CEDEP), financiado por un proyecto FONDEF (D07I1029) entre los años 2007 y 2012.

El test se puede adquirir enviando una solicitud al email  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Mayor  información sobre el procedimiento de compra se puede obtener en www.tadi.cl   Permitir que al pinchar la dirección de TADI se acceda a la página.
Este instrumento es una prueba de tamizaje que evalúa el bienestar socioemocional en el ámbito educativo de niños y niñas, de acuerdo a lo expresado por el propio niño o niña.  Tiene dos versiones: una para asistentes a  Prekinder y Kinder y otra para alumno/as de Primero y Segundo Básico.  Tiene una versión para niños y otra para niñas que difieren sólo en el género de las ilustraciones y de los enunciados verbales.

Busca responder la pregunta simple: ¿Cómo lo está pasando este niño o niña en el jardín o escuela? Lo hace desde una aproximación que privilegia los aspectos positivos y saludables del desarrollo.

Se consideró que el bienestar socioemocional en la situación educativa abarcaba al menos las siguientes dimensiones: adaptación a la tarea, adaptación social, asertividad, autoestima, independencia personal, optimismo, respuesta emocional.

Es una prueba de administración individual y demora aproximadamente 15 minutos.  La versión para preescolares tiene 22 itemes y la para escolares, 26.

La prueba tiene características psicométricas adecuadas.  La confiabilidad fue estudiada analizando la consistencia interna (Alpha de Cronbach 0,78) y la estabilidad en el tiempo (confiabilidad test-retest entre r=0,76 y r=0,95 de cada item)

El Autorreporte está estandarizado en Chile y cuenta con normas en percentiles dado que las distribuciones de los puntajes totales no se ajustan a una curva normal.

La prueba fue editada por Ediciones Universidad Católica y está disponible en librerías.

 Síntesis de los estudios que precedieron a la versión final de la prueba.

Versión inicial (Edwards,M.;  Lira, M.I.;  y Seguel, X; 1997):

Se diseñó una primera versión para párvulos y se realizó una aplicación exploratoria a niños y niñas de 4, 5 y 6 años de nivel socioeconómico bajo y medio-alto.

Luego se estudió el comportamiento de la prueba en una muestra de 240 niños y niñas estratificada por sexo y nivel socioeconómico.  Se estudió la consistencia interna para cada edad y el error de medición encontrándose niveles adecuados en ambos indicadores. Se construyeron normas preliminares para dos niveles socioeconómicos y 3 grupos de edad.

Estudio de la validez concurrente (Rodríguez,S.; Titelman y Bascuñán, 1998, proyecto FONDECYT 1970022):

Este estudio evaluó la validez concurrente de la prueba coparando el Cuestionario aplicado a una muestra de 160 niños yniñ{as de 4 a 6 años estratificada según sexo, edad y nivel socioeconómico con un reporte hecho por el agente educativo quemás conocía al niño y con la observación directa de 64 de estos niño/as hecho por psicólogas en la sala.

Se dio una correlación significativa entre el puntaje total del Cuestionario de Bienestar Socioemocional y el Cuestionario respondido por las educadoras.  También se dio una correlación significativa entre el puntaje asignado por las educadoras y por las observadoras.

Estudio de la validez y confiabilidad (Contreras, Z. 1998)

Se revisaron los indicadores, las instrucciones y los dibujos de acuerdo a la experiencia recogida en las aplicaciones anteriores.  En base a una muestra de 124 niños y niñas de 4 a 6 años de dos niveles socioeconómicos de la RM, se evaluó la validez comparando el Cuestionario con el reporte de la profesora no encontrándose correlación significativa.  Se evaluó la confiabilidad, mediante test.retest encontrándose acuerdo superior al 80% en 17 de los 26 itemes de esta versión.

Revisión crítica (Edwards, M.; Rodríguez, S.; y de Amesti, A.; 2000.  Proyecto FONDECYT 1990261)

Se analizó todos los antecedentes disponibles acerca de su validez y confiabilidad; se actualizó la revisión bibliográfica y se incorporaron nuevos ítemes a partir de la observación de niños y niñas en salas de párvulos y de entrevistas a niño/s y educadoras.

Se rediseñó la prueba revisando la formulación de los itemes y los dibujos correspondientes.  Se decidió construir normas por curso dado que es una prueba que evalúa el bienestar de niños al interior del sistema escolar.

La muestra para evaluar las características psicométricas de esta nueva versión (la definitiva) se estratificó según nivel socioeconómico de los establecimientos, curso y sexo de los niños y niñas.  Quedó compuesta de 122 niños y niñas.  La estandarización de la prueba fue aplicada a una muestra independiente, compuesta por 600 niños estratificados por sexo, nivel socioeconómico y curso.

Primera versión del cuestionario para 1° y 2° básico (Seguel, X.; Edwards, M., y Hurtado, M.; 2001 Proyecto FONDECYT 1990259)

Utilizando las mismas dimensiones del cuestionario para preescolares, se elaboró itemes que fueran apropiados a la situación de los cursos iniciales de enseñanza básica.

Una primera versión de 70 itemes, aplicada a una muestra de 200 niños estratificada por curso, sexo y nivel socioeconómico, permitió seleccionar 45 itemes de acuerdo al nivel de discriminación, consistencia interna (Alpha de Cronbach de 0,87) y correlación item-test (correlaciones significativas para 60 de los 70 itemes.

Luego, en una muestra de 80 niños estratificados por curso, sexo y nivel socioeconómico se estudió la confiabilidad y validez de la segunda versión de la prueba.  La confiabilidad fue analizada por medio de la consistencia interna (Alpha de Cronbach 0,90) y test-retest (39 de los 45 itemes tuvieron un porcentaje de acuerdo igual o superior al 85%).

Para evaluar la validez se correlacionó el puntaje obtenido en el Autorreporte con aquel obtenido en el Test de Autoconcepto Académico (Arancibia y cols. 1990) respondido por la profesora obteniéndose una correlación significativa sólo con el Factor 1 de la prueba de Autoconcepto.  También se estudió la correlación del Autorreporte con el promedio de notas en lenguaje y matemáticas observándose una correlación significativa (p<0.03) sólo con las notas de lenguaje.  Además se entrevistó a cada niño o niña luego de aplicar el cuestionario evaluando si era capaz de dar argumentos que apoyara la respuesta entregada frente a cada ítem.  Se obtuvo respuestas de 10 niño/as para cada ítem y estos dieron justificaciones coherentes superiores al 80% en 32 de los 45 itemes.

Los análisis efectuados aconsejaron mantener 26 itemes para la version definitiva. Esta fue aplicada a una muestra de 415 niños estratificada por curso, sexo y nivel socioeconómico. En base a estos resultados se reevaluaron las características psicométricas y se construyó las normas.
Soledad Rodríguez, María Isabel Lira, Violeta Arancibia y Sonia Bralic.

El Inventario de Problemas Conductuales y Socioemocionales (IPCS) para niños y niñas de 3 a 5 años es una prueba de tamizaje que pretende identificar a los niños y niñas que podrían tener problemas conductuales o socioemocionales, los que deberían ser referidos para una evaluación más exhaustiva y la confirmación del diagnóstico.  Consta de tres secciones:

1. Problemas del niño. Está compuesta por 45 itemes clínicamente significativos agrupados en 9 categorías: agresividad, retraimiento, inmadurez, comportamiento extraño, control de esfínteres, ansiedad, imagen disminuida, comportamiento según género y temores.

2. Problemas de la madre. Está compuesta por 17 itemes agrupados en 5 categorías: ánimo depresivo, relación de pareja, abandono, aislamiento y problemas familiares.

3. Situaciones estresantes.

El Inventario debe ser respondido por la madre del niño en forma individual ante un entrevistador previamente capacitado.  Los puntajes brutos delas secciones y de los factores deben ser transformados a percentiles para apreciar su ubicación dentro del grupo.  Los puntajes de las secciones permiten orientar la derivación del caso según sea lo afectado.

Este instrumento surgió de la necesidad de contar con un procedimiento de tamizaje que permitiera detectar oportunamente problemas conductuales y socioemocionales en preescolares.

El instrumento fue aplicado a una muestra clínica (n= 542) y a una muestra normal (n= 309). La confiabilidad test-retest es de un 85% o más de acuerdo en todos los itemes.  La consistencia interna fue calculada en la muestra clínica, mostrando un grado adecuado (0,71 para la Sección Niño y 0,70 para la Sección Madre).

La validez de contenido del instrumento está resguardada por la revisión exhaustiva del sistema de clasificación de alteraciones infantiles de la OME y de cuestionarios para para estas edades.  Adicionalmente, 3 expertos en clínica infantil evaluaron en forma independiente, la importancia clínica de cada ítem en la edad preescolar.

La validez discriminante se sustenta en que los puntajes permiten discriminar entre los casos clínicos y normales.  Los promedios de la muestra clínica fueron significativamente superiores a los dela muestra normal y el análisis de la varianza mostró que el 91% de la varianza se explicaba por lapertenencia a los distintos tipos de muestra.

La validez factorial se obtuvo en que los indicadores tuvieron peso aceptable en cada factor y las agrupaciones mostraron tener sentido y consistencia desde el punto de vista psicológico.

Las normas fueron construidas en percentiles dado que la distribución de los puntajes fue claramente asimétrica negativa.  Se consideró como punto de corte clínico el percentil 85.

La investigación que dio origen a este instrumento fue financiada por FONDECYT, Proyecto 301/89 y un resumen de ésta fue publicado en la Revista Chilena de Psicología, 1992.

Por medio de otro proyecto FONDECYT, (Proyecto 63/91) se estudió las relaciones entre las 3 secciones del Inventario tanto en un corte transversal como de seguimiento luego de un año.  La muestra de seguimiento estuvo constituida por 62 niño/as del grupo normal y 72 del clínico.  Los resultados indican que existe una fuerte relación entre los problemas del niño/a, los de su madre y las situaciones estresantes familiares, confirmando la consistencia interna del Inventario.  También se encontró una gran estabilidad de los puntajes luego de un año.

El Inventario ha sido publicado por Ediciones Universidad Católica de Chile, Santiago, 1996  y por Alfaomega, México, 1999 (76 págs.)  Ambas ediciones incluyen un “software” que permite digitar los resultados obtenidos por el niño, obtener los puntajes estandarizados y un perfil para facilitar la interpretación.

Los proyectos FONDECYT están disponibles como documento CEDEP.
El Inventario elaborado por  T. Achenbach contiene 120 ítemes Problemas Conductuales y 20 itemes de Destrezas Sociales.  Debe ser completado por los  padres del niño o niña evaluado.  El inventario está estandarizado en EEUU y las normas se presentan en percentiles y en puntajes T.  Además permite obtener un perfil de cada niño o niña.

Para estandarizarlo en Chile, tradujo el instrumento contrastando la traducción con la de dos jueces independientes y además se realizó doble traducción por otros dos expertos quienes tradujeron nuevamente al inglés, la versión en español.  Esta versión traducida, se administró a una muestra de 900 niños de ambos sexos que estaban consultando en servicios de psiquiatría y psicología, y a una muestra de 400 niños sin este antecedente. Ambos grupos se estratificaron por edades desde los 6 a los 11 años y por nivel socioeconómico.

Se demostró el alto poder discriminativo del Inventario como instrumento de tamizaje, obteniéndose diferencias estadísticamente significativas entre la muestra clínica y normal.  Para estudiar la confiabilidad se estudió el test-retest obteniéndose acuerdos superiores a 0,98.  También se estudió la correlación entre las respuestas entregadas por ambos padres de manera independiente obteniéndose acuerdos de 0,90.  La consistencia interna mostró un índice Kuder Richardson 20 de 0,81 para destrezas sociales y 0,97 para problemas conductuales.

Se construyeron normas en puntaje T y percentiles para problemas conductuales y destrezas sociales.  Además se establecieron categorías de problemas conductuales por medio de un análisis de componentes principales y se obtuvieron normas en percentiles y puntajes T, separadas para hombres y mujeres en las categorías correspondientes.

El trabajo incluye la versión del Inventario propuesta para su uso en Chile y un Manual de Instrucciones para su administración y puntuación.

Fue publicado por UNICEF y se encuentra disponible en Cedep (107 páginas).
Esta prueba de tamizaje permite separar los niños con rendimiento psicomotor normal de aquéllos que probablemente no lo tienen y que requieren por lo tanto una evaluación más acabada.  Es un instrumento de fácil aplicación, muy breve, de bajo costo y con méritos psicométricos fundamentados.

En 1991 se construyó la prueba para los 4, 8 y 12 meses de edad y en 1992 para los 15, 18 y 21 meses.

Para cada grupo etáreo se consideró un ítem de cada una de las áreas que evalúa la Escala de Evaluación del Desarrollo Psicomotor (EEDP): motora, lenguaje, coordinación y social.

La investigación para niños y niñas del primer año de vida, se llevó a cabo en una muestra de 460 niños y para el segundo año en una muestra de 483 niños y niñas. A todos los niños se les aplicó el tamizaje y la EEDP.

Comparando los resultados del tamizaje con los de la Escala de Evaluación del Desarrollo Psicomotor se evaluó la sensibilidad, especificidad y valor predictivo encontrándose resultados positivos que permiten poner a disposición del personal que realiza el Control de Salud a los lactantes y de las educadoras que trabajan en Salas Cunas o de monitores de la comunidad, un instrumento de fácil aplicación que permite un significativo ahorro de tiempo, evaluando con EEDP sólo a aquellos niños y niñas que el tamizaje ha detectado con déficit.

Las investigaciones para la construcción del Tamizaje fue financiada por dos proyectos FONDECYT, Proyectos 062/91 y 14/90. El resumen del proyecto relativo al primer año de vida, fue publicado en la Revista Chilena de Psicología, 1993 Vol. 14, 15-22. Un resumen de la investigación sobre el segundo año de vida fue publicado en la Revista Chilena de Pediatría 1992; 63 (3), 159-165. Existe también un informe integrado y detallado de ambos tamizajes, del primer y segundo año de vida. Documento Cedep (101 págs.).  Además hay dos documentos CEDEP que muestran el detalle de cada investigación e incluyen el Manual de Administración.
A partir de los planteamientos clásicos de Piaget, se diseñó un instrumento que evalúa el desarrollo de las nociones de objeto, causalidad, espacio y el uso de medios para lograr fines. La prueba permite hacer un diagnóstico del desarrollo cognitivo del lactante y facilita el diseño de un plan de estimulación de acuerdo al rendimiento del niño. Una primera versión fue aplicada a 130 niños y posteriormente una versión revisada se aplicó a 177 lactantes, estratificados por nivel socioeconómico y por edad. El documento describe la prueba, su administración y corrección. La prueba muestra características adecuadas de validez y confiabilidad.

Este trabajo está disponible como documento de Cedep (70 páginas) y como documento de la Escuela de Educación de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Nº 850.
Esta prueba, estandarizada en Chile, entrega una visión global del desarrollo alcanzado por el niño o la niña de 0 a 24 meses, basada en su rendimiento en las áreas motora, de coordinación, social y del lenguaje. Su aplicación es individual y demora aproximadamente 15 minutos. Entrega un puntaje estandarizado, con promedio 100 y desviación estándar 15. El puntaje obtenido se puede comparar con dos poblaciones de referencia: de nivel socioeconómico medio-alto y de nivel socioeconómico bajo. El rendimiento del niño puede ser clasificado en tres categorías:

Retraso: puntaje ubicado dos o más desviaciones estándar bajo el promedio. Coeficiente de Desarrollo < 70.

Riesgo: puntaje ubicado entre una y dos desviaciones estándar bajo el promedio. Coeficiente de Desarrollo 70 – 84.

Normal: puntajes ubicados sobre una desviación estándar bajo el promedio. Coeficiente de Desarrollo 85 o más.

Para su elaboración el conjunto inicial de itemes se administró a una muestra de 600 niños de Santiago, estratificados por nivel socioeconómico, edad y sexo. A partir de la información recogida, la prueba se redujo a 5 itemes por edad (75 itemes en total).

La validez de contenido de la prueba está dada fue elaborada en base a las pruebas de Lexine-Brunet, Bayley y Denver, que son pruebas internacionalmente reconocidas por medir desarrollo infantil.  La confiabilidad test retest, se estudió con el coeficiente de correlación de Goodman y Kruskall, mostrando que los itemes tenían una correlación de 0,70 o superior.

El documento de la EEDP reporta información las características psicométricas, normas para cada grupo de edad y contiene un manual de administración, la descripción de la batería de la prueba y las indicaciones para la corrección y puntuación de la escala.

Este libro ha sido publicado en Chile por Editorial Galdoc y actualmente por Editorial Cronopios. Cuenta con 13 ediciones hasta 2008 (113 páginas). Disponible en Editorial Cronopios, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.